EL FIN DE TODO

Explosión¡Llega el fin! ¡El fin de todo lo conocido! ¡Los cambios nos matarán y acabarán con todo lo que nos rodea! ¡Pues no! No siempre. No siempre los cambios son malos. ¿Por qué la gente es tan alarmista sin motivo?

Y no me estoy refiriendo a problemas serios. Ni tan siquiera quiero hablar o tocar temas clave. Dejemos el creciente calentamiento global, la exponencial sobrepoblación o la continua violación de los derechos humanos, para otro día.  Y no porque sean menos importantes, sino porque la gente (por una razón que no logro entender) parece obviarlos. Y parecen dar gran importancia y relevancia a asuntos tan banales como son el cambio de rumbo de un grupo musical. Si, señores, hoy hablaré de algo tan banal como esto. Algo que realmente no afecta de forma profunda  nadie, pero que parece mover a la gente mas que cualquier otra cosa fundamental. Yo hay cosas que no entiendo. Hoy, de hecho, hablaremos de uno de mis grupos musicales favoritos: Linkin Park.

El pasado mes de mayo, esta banda (que por cierto os recomiendo escuchar), sacó nuevo disco. Un disco bastante alejado de su clásico estilo de música. Un LP que marca sin duda una inflexión en su carrera, que ya se ha ido viendo en sus últimos discos, pero que ahora se ha hecho definitiva. Un estilo de música más pop-rock, totalmente diferente al estilo nu-metal/rock al que nos tenía acostumbrados a sus fans. Y por ello, ha habido quejas y críticas a mansalva.

¿Vendidos?

He escuchado esta palabra hasta cansarme. Hacía ya un par de discos que su esencia se estaba diluyendo y sus mal llamados fans los ponían a parir, sin ser conscientes que es esencia no es algo inmutable. Sin duda es algo que cambia, que muta y evoluciona con las circunstancias y las diferentes realidades por las que pasa uno en su vida. Y si eso nos pasa a todos, ¿por qué no iba a pasarle a un grupo musical? Vendidos los llaman, por haber cambiado. Y no lo entiendo. ¿Acaso no cambiamos todos? ¿Acaso ellos mismos siguen siendo los mimos que cuando tenían 15 años? Si así ha sido, da mucho que pensar. Es como para reflexionar profundamente.

¿Chaqueteros?

Los cambios son inevitables. Muchas veces predeterminados, pero otras esporádicos, pero los hay. Es una realidad que no se puede negar y a la que es necesario adaptarse. Pues sino lo haces (o no quieres hacerlo) debes apartarte y dejar que los demás lo hagan. No tiene sentido hacerlo de otra forma. Igual no estás preparado o igual no quieres ni planteártelo, pero eso no quiere decir que los demás no puedan (y deban) hacerlo. Razón por la cual no hay que atacar y menospreciar los cambios en los demás, siempre que estos lleven a buen puerto y no sean malsanos.

¿Por qué estancarse?

Estas últimas semanas (incluso mucho antes de que sacaran el disco) he estado leyendo cantidades ingentes de comentarios negativos, despectivos e insultantes respecto a ellos. Solo hace falta ir a alguno de sus videos de Youtube para ponerse las botas de la bilis que tiene acumulada la gente. Por ello, cada vez que leía un comentario agradable y de apoyo me daba, incluso, esperanza de pensar que no todo está perdido.

Bandas de este calibre y tan conocidas no pueden permitirse el lujo de estancarse. No pueden perder público y, si creen que cambiando su estilo venderán más y abarcarán un mayor número de gente, ¿por qué no hacerlo? Pensándolo de forma fría: todos lo haríamos. Y quien diga que no o es idiota o es un hipócrita. Si te ofreciesen un trabajo mejor pagado y que te permitiese desarrollarte y explorar otras facetas, ¿no te lo plantearías siquiera? ¡Piénsalo un rato y comentámelo después!

No veo el problema en que se hayan pasado el pop-rock, pues al fin y al cabo es un estilo de música tan decente como cualquier otro. Ahora no son mejores ni peores que antes, simplemente diferentes. Siguen siendo los mismos componentes, solo que ahora van en otra dirección.

Yo entiendo que pueda no gustar el nuevo estilo. Y lo respeto. Pero de la misma forma, si hay gente a la que gusta, eso debería ser respetado igualmente. Al fin y al cabo en eso se basa nuestra sociedad. En millones de personas con pensamientos, ideas y gustos diferentes. El nuevo rumbo es un cambio radical, es cierto, pero a mi personalmente me encanta. Se me ponen los pelos de punta con Battle Symphony y con Goog googbye. Son unas canciones espectaculares. Sin el mismo ritmo ni la misma alma que antes, pero músicalmente muy buenas.

Para reflexionar.

Si no quieres escuchar el nuevo disco por que han cambiado, te propongo una alternativa: intenta escucharlo sin ideas preconcebidas. Pon una canción y no pienses que son Linkin Park. Piensa que son un grupo nuevo del que te han hablado. Un grupo que alguien te ha recomendado. Y escucha la música. ESCUCHALA. Si al final sigue sin gustarte, no vuelvas a hacerlo. Pero si, por el contrario, te ha hecho sentir algo, te darás cuenta que no se puede prejuzgar las cosas.

Para que pongas en práctica está actividad, te dejo aquí el vídeo de una de mis canciones favoritas. ¡Escúchala y disfrútala!

En definitiva, a la gente le gusta mucho quejarse por que sí. Sin reflexionar o, sin tan siquiera pensar que ellos mismos harían lo mismo si se encontrasen en la misma situación. Un poco de cordura, por favor. Si tras esta actividad te siguen gustando, ¡me alegro! ¡Algo he conseguido! Sino, pues deja de escucharlos, pero evita ponerlos a caldo. De poco te va a servir. Ni a ti, ni a nadie que te rodee; y la banda va a seguir su camino.

Un poco de coherencia, que hay mil problemas más serios en el Planeta como para estar montando un espectáculo por tonterías como estas.

Ainhoa Pastor Sempere

No os olvidéis de comentar. Muchas gracias por estar ahí y nos vemos en las sombras.
(Si queréis incluirlo en algún lugar o extracto, por favor, citad el blog y autora original)

2 reflexiones sobre “EL FIN DE TODO

  1. Tienes razon a la gente le molesta mucho los cambios en los demas porque rompe sus ideas. preconcebidas pero no ve sus propios cambios.
    Es mas a todos nos molesta cuando alguien que nos conoce desde hace tiempo nos dice la tipica frase
    ES QUE YA NO ERES EL O LA MISMO-MISMA

    1. Por supuesto. La gente cambia y no es un proceso que se pueda detener fácilmente. Ni que tenga que detenerse muchas veces. Gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.