UNA GRAN RECETA

Una gran receta¿Se te da bien seguir una receta? No creo que puedas seguir esta. Descubre lo macabro detrás de la cocina en este microrrelato.

La jugosa salsa resbalaba por sus dedos, la carne se despegaba de los huesos. Tras dos horas en el horno el sabor era perfecto. Pimienta, sal, nuez moscada, tomillo y algo de ajo, la perfecta combinación.

En la gran mesa, dos personas, rodeadas de aperitivos. El plato principal en el centro, cumbre de la alta cocina que practicaba el anfitrión. Los pequeños huesos crujían y el nutritivo tuétano de todos ellos era una delicia.

El anfitrión comía, mientras que su acompañante lo miraba fijamente, con la mirada vidriosa.

—  ¿No tienes hambre?- no hubo respuesta.- ¿Seguro que no quieres un poco? Estás deliciosa.

Una risa histérica se expandió por la solitaria casa. Nunca volvería a escuchar su hermosa voz. Nunca volverían a abrazarse. Pero estaba disfrutando de aquel último encuentro indescriptiblemente. El placer, mientras mordía sus huesos, lo extasiaba hasta el infinito. Y, mientras, la cabeza de su acompañante lo observaba desde la otra punta de la mesa, en una preciosa bandeja de plata.

Ainhoa Pastor Sempere

No os olvidéis de comentar. Muchas gracias por estar ahí y nos vemos en las sombras.
(Si queréis incluirlo en algún lugar o extracto, por favor, citad el blog y autora original)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.