VUELTA AL MEDIEVO

Mercado medievoPorque hay experiencias que te hacen el fin de semana único, ¡llega el medievo a Zaragoza!
Este año se ha celebrado (los días 16 al 18 de junio) el Mercado de las Tres Culturas en la ciudad de Cesar Augusto.

Este mercadillo de índole Medieval me ha sorprendido. Con espectáculos, tenderetes y, lo más importante: ¡comida! Lo tenía todo. Bazares con especias y dulces. Puestecillos con bebidas, muy muy frías para mitigar el sofocante calor. Jaimas donde poder tomarse un té o unos crêpes. Y decenas de otros tenderetes con artesanías de todas las formas, colores y materiales. Desde collares de rocas hasta bisutería en metal y plata, pasando por esculturas de hadas y dragones. También se podían encontrar escudos, espadas y arcos. Todo lo que un buen caballero medieval pudiese necesitar para llevar a cabo su gesta.

3 culturas: cristiana, mora y judía. Diferentes puntos de vista y costumbres. Diversas formas de relacionarse con el mundo que han dado como resultado unas culturas excepcionales. Gastronomía, artes y cultura popular se han dado la mano en este acontecimiento anual realizado por Zaragoza y eventos.

Para todos. Desde niños a jóvenes y adultos, todos han podido disfrutar de este Mercado, cuyo único problema (a mi parecer) ha sido el excesivo calor. Un calor sofocante y bochornoso que en las peores horas incluso obligó a algunos comerciantes a cerrar sus puestos. Todo por el miedo a sufrir un golpe de calor o la deshidratación. Pues este mes de junio nos ha sorprendido con una ola de calor infernal.

Turistas. Visitantes everywhere. Que significa en todas partes en inglés. Una gran oportunidad para que turistas de todas partes del mundo descubriesen la ciudad de otra forma. Sin duda, un buen momento para ver Zaragoza con otros ojos. Pues mediante las representaciones teatrales y callejeras se descubre poco a poco su historia. Unos retazos de la vida medieval de la Península Ibérica, pero en condiciones mucho mejores. Porque, no olvidemos que los medievales no se caracterizaban precisamente por su limpieza. Ni tan siquiera por sus modales.

sillón medievo dragónEste ha sido un fin de semana magnífico para descubrir, con los avances del Siglo XXI, cómo vivían nuestros antepasado. Hemos podido disfrutar de danzas, actuaciones, e historias antiguas, con el conocimiento actual de las cosas y los hechos pasados. Risas, tristezas, algarabía, batallas y demás que nos ponen en perspectiva la historia misma.

Olores de carne a la brasa. Pan y duces recién hechos. Bollos preñados, tartas de queso y chocolate. Todo olía a comida. Un placer para mi olfato y para mi paladar en los tenderetes en los que el calor me dejaba detenerme.

Me encantan este tipo de eventos.

Una de las cosas que más me sorprendió, sin duda, fueron los turistas Norteamericanos. Todos ellos flipaban en colores con todo lo que los rodeaba. Es lógico, pues no suelen saber lo que es la vida Medieval. Aunque, a quién vamos a engañar, nuestras generaciones tampoco lo saben. A pesar de que nos gusta creer que sí. Aún así, siempre nos queda una reminiscencia de nuestro pasado, que esta gente (por su propia historia) no tiene y que observan con los ojos como platos. Solo quieren aprender y enriquecerse de la experiencia. Y si cae alguna que otra cerveza bien fresquita mejor que mejor. Y no se lo reprocho. Como ya he insistido, ¡el calor era agobiante!

Un fin de semana festivo que nos ha traído lo mejor del pasado. Unos días que nos han permitido hacer algo diferente en estos días de junio, que a veces no sabemos bien que hacer. Pues esperamos con ansias las vacaiones. Unos momentos que he disfrutado como una niña.

Ainhoa Pastor Sempere

No os olvidéis de comentar. Muchas gracias por estar ahí y nos vemos en las sombras.
(Si queréis incluirlo en algún lugar o extracto, por favor, citad el blog y autora original)

4 reflexiones sobre “VUELTA AL MEDIEVO

  1. He disfrutado contigo al leer con que pasion lo describes
    No dejes de sentir como una niña y asi nosotros tambien lo seremos al compartir tus escritos

    1. Gracias. La verdad es que la Feria estuvo muy bien. Había un montón de cosas chulas. Pero el calor era horroroso. Eso si, la comida y los tenderetes…un placer.

    1. Sí. La verdad. Estaba muy bien montada. Mejor que otros años. Lo que pasa, que de verdad, el calor era asqueroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.