OJOS NEGROS

Ojos Negros¡Por fin! ¡Al fin vuelvo con un microrrelato nuevo! ¡Ya era hora! Estoy organizándome mejor la agenda ahora, dedicando más tiempo a todo, aunque sea poco a cada cosa. Pero es que si no lo hago así, aunque vaya poco a poco, no avanzaré en nada. Aquí os traigo, de nuevo, una de mis creaciones. Espero que la disfrutéis.

Mirada oscura y penetrante, olor fuerte y acre; y de su boca, emanando un placer indescriptible en el que todos caían sin remedio hasta que ya era tarde.

Su saxo, una extensión de si mismo, emitía una melodía que encandilaba a cualquiera. Notas suaves, atrayentes, que llevaban casi al orgasmo a su oyente; siempre en concierto privado donde lo deleitaba como el más dulce de los regalos. Su cuerpo se movía al son de la canción cuyo receptor oía como un bálsamo. Pero era normal, era la única forma que él tenía de alimentarse. No quería hacerlo, pero debía, si quería vivir. Llamaba a sus víctimas de forma suave, las anestesiaba con su tonada y las hacía disfrutar al máximo de sus últimos momentos antes de vaciarlos. No deseaba hacerlo, pero tenía que hacerlo. Sorbía toda la sangre que podía hasta saciarse, así no debería volver a matar hasta la semana siguiente. Tras cada muerte, unas lágrimas se escapaban de aquellos oscuros y profundos ojos negros. No quería hacerlo, pero no lo dejaría nunca, pues la sangre era tan dulce que lo atrapaba a él también. Un círculo vicioso de destrucción del que no quería salir. Seguiría tocando su música y matando para asegurarse la supervivencia. Y, por mucho que lo negase, seguiría disfrutando de aquello.

Ainhoa Pastor Sempere

No os olvidéis de comentar. Muchas gracias por estar ahí y nos vemos en las sombras.
(Si queréis incluirlo en algún lugar o extracto, por favor, citad el blog y autora original)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.