UN INTENSO SUEÑO

Un intenso sueñoUn sueño, pocas cosas hay tan imprevisibles. Te pueden llevar a otros mundos o hacerte despertar a la realidad.

Las hojas caían marchitas, como débiles lágrimas de sangre, amontonándose bajo aquellos inmensos árboles, creando un paisaje a la vez bello y desolador. El otoñal atardecer hacía brillar de naranja todo el lugar, vacío. Tan solo una familia se escuchaba a lo lejos. Los niños corrían y los padres murmuraban letanías incomprensibles.

Adoraba caminar absorta entre el follaje, disfrutando de la brisa fresca. La noche solía sorprenderla observando cómo los murciélagos salían a su caza nocturna. Por ello la apenaba que sus visitas se hubiesen espaciado tanto. Ahora tan solo podía recorrer aquel bello paraje una vez al año.

De repente se despertó, recordándolo todo. No era aquello un bonito bosque, ni el lugar de sus sueños y tampoco el hermoso parque que ella creía recorrer. Era el cementerio en el que su cuerpo yacía, exánime, tras aquel largo paseo en el que había decidido acabar de una vez por todas con su vida.

Ainhoa Pastor Sempere

No os olvidéis de comentar. Muchas gracias por estar ahí y nos vemos en las sombras.
(Si queréis incluirlo en algún lugar o extracto, por favor, citad el blog y autora original)

2 reflexiones sobre “UN INTENSO SUEÑO

  1. Como de costumbre, me dejas sin palabras. Y como siempre, manteniendo el misterio hasta el final. Que grande eres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.